miércoles, 18 de noviembre de 2009

De Fernando Calero de la Pava. Obra secreta.

Estando en la cárcel presto dinero. Vivo cargado, como un cacique inca, con el oro que me dan para respaldar la deuda. La gente va por los corredores tenebrosos. Juegan el dinero que les presto en los garitos, en los patios desolados, en los corredores como tumbas, ateridos por el frio. Los atracadores, los heroinómanos, los estafadores, los homicidas, juegan el dinero que ambiciosamente esperan multiplicar.
Soy el prestamista y todos cuidan las pertenencias que yo me cuelgo al cuello, la mayoría de ellas mal habidas en los extramuros.
Llevo tres anillos en cada dedo, infinitas cadenas en el cuello, medallas del Divino Niño en los bolsillos, vírgenes renacentistas que me acompañan hasta los baños.
Los prestamistas tradicionales me quieren matar. Les he dañado el negocio. Ellos prestan al veinte por ciento semanal y yo no cobro nada. Yo únicamente facilito la vida a los miserables.
                         Mi única compensación es el poder.
Fernando Calero de la Pava. Psiquiatra, cuentista y poeta nacido en Cali, Colombia, en 1954.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...