martes, 27 de agosto de 2013

De RÓMULO BUSTOS AGUIRRE. Crónica del sueño.


Si bajara los párpados lentamente con el recuerdo del color amarillo
caerían las frutas más altas de los árboles
Si anudara los dedos sobre la espalda se detendría el viento
y vería sus alas y la red invisible con que envuelve las hojas y las arrastra
Si diera un paso hacia atrás estaría otra vez en la otra tarde
y vería a la madre en la blanca ceremonia de las sábanas
Si peinara hacia adelante mis cabellos crecería el agua de los espejos
y se ahogarían todas las imágenes
Si soplara sobre mi mano cerrada dejando un ojo de aire
se abriría un ojo de aire y por allí pasaría un barco o una manada de caballos
Si agitara los brazos estaría en el cielo de los barriletes y los pájaros
Si ahora me diera una vuelta sobre el cuerpo ¿en qué otro sueño despertaría?
(a Deisy
a Dalmiro)

lunes, 26 de agosto de 2013

De BERTHA C RAMOS. Poeta.


Cayetano era un poeta. Cayetano cabalgaba contrariado cada noche, acorralado por palabras pesarosas y precisas para hacer reminiscencia de alegóricas imágenes que aullaban, pataleaban, percutían, lo provocaban, lo hostigaban, lo golpeaban.
Cayetano se internaba en el espacio tenebroso, pegajoso y resbaloso de las voces protegidas, censuradas, ignoradas, y las iba sonsacando y las iba poseyendo una tras otra, suavizando ese amargor y esa dureza, y se esmeraba en presentarlas dulcecitas, desarmadas, pregonando cosas bellas mentirosas. Cayetano era un zahorí. Asumía su destino doloroso, desastroso, de saberlas saboreando su suplicio, sin embargo, Cayetano las buscaba, las rondaba, las rodeaba, las rogaba, las lidiaba aún sabiendo que sería sacrificado, aniquilado, desahuciado; sin embargo, Cayetano las buscaba, las rondaba, las rodeaba, las rogaba, las lidiaba. Cayetano era un poeta.
Una noche interminable en que estaba desvelado, conectado, iluminado, vio venir envuelta en aires de grandeza, inasible, enigmática, excluyente, continente, impronunciable, a la madre de los crueles garabatos. Detrás de ella un agujero. Desde entonces, empezaron a olvidársele palabras pesarosas y precisas para hacer reminiscencia de alegóricas imágenes que aullaban, pataleaban, percutían, lo provocaban, lo hostigaban, lo golpeaban. Cayetano ya no ha vuelto a cabalgar y se duerme cabizbajo cada noche sin oficio.
María Izquierdo, Hombre con caballo (1932)

De ÁLVARO MUTIS. Diez Lieder.

V
Desciendes por el río.
La barca se abre paso
entre los juncos.
El golpe en la orilla
anuncia el término del viaje.
Bien es que recuerdes
que allí esperé,
vanamente,
sin pausa ni sueño.
Allí esperé,
tiempo suspendido
gastando su abolida materia.
Inútil la espera,
inútiles el viaje
y el navío.
Sólo existieron
el áspero vacío,
en la improbable vida
que se nutre
de la estéril materia
de otros años
.

EL CARIBE CUENTA 2013. Barranquilla se llena de cuenteros.


Del 25 al 31 de agosto en Barranquilla

Sabor Barranquilla 2013. ¿Cómo aproximarnos al estudio de las tradiciones alimentarias y culinarias en el pasado y así poder reconstruir cómo y porqué han cambiado?.



La arqueóloga Elizabeth Ramos durante su intervención en Sabor Barranquilla.




Tres historias y el descubrimiento de la nueva Shakira. Por Alba Pérez del Río

sábado, 24 de agosto de 2013

TEXTOS AFRICANOS


Para hacer llover a voluntad
Ceñid un sapo con un haz de hebras de hilos blancos y negros. Atadle un cordel en las patas lo suficientemente recio para que pueda fijarse en una pequeña estaca plantada en un claro del bosque. Instantes después, la lluvia empezará a caer, acompañada del granizo que cortará el cordel y liberará el batracio.
Dominique Traoré
Comment le Noir se soigne-t-il ou médecine et magie africaines.

DE FOTOGRAFÍAS Y TEXTOS


Nubes
Señales enviadas
desde un ya perdido país
en la delgada lengua del humo
Rómulo Bustos Aguirre
Nubes sobre el Río Magdalena. Fotografía BCRamos.

Quilla. Por Bertha C Ramos.


Parque Santander, Barranquilla.

miércoles, 7 de agosto de 2013

De MARÍA MERCEDES CARRANZA. La Patria.

Esta casa de espesas paredes coloniales
y un patio de azaleas muy decimonónico
hace varios siglos que se viene abajo.
Como si nada las personas van y vienen
por las habitaciones en ruina,
hacen el amor, bailan, escriben cartas.
A menudo silban balas o es tal vez el viento
que silba a través del techo desfondado.
En esta casa los vivos duermen con los muertos,
imitan sus costumbres, repiten sus gestos
y cuando cantan, cantan sus fracasos.
Todo es ruina en esta casa,
están en ruina el abrazo y la música,
el destino, cada mañana, la risa son ruina;
las lágrimas, el silencio, los sueños.
Las ventanas muestran paisajes destruidos,
carne y ceniza se confunden en las caras,
en las bocas las palabras se revuelven con miedo.
En esta casa todos estamos enterrados vivos.

martes, 6 de agosto de 2013

De EDUARDO GALEANO. Los Nadies.


Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Hombre a orillas del Canal del Dique, Santa Lucía, Atlántico, Colombia. Fotografia, BCRamos.

lunes, 5 de agosto de 2013

De Roberto Juarróz. TERCERA POESÍA VERTICAL. POEMAS DE OTREDAD.

7
¿Por qué las hojas ocupan el lugar de las hojas
y no el que queda entre las hojas?
¿Por qué tu mirada ocupa el hueco que está delante de la razón
y no el que está detrás?
¿Por qué recuerdas que la luz se muere
y en cambio olvidas que también muere la sombra?
¿Por qué se afina el corazón del aire
hasta que la canción se vuelve otro vacío en el vacío?
¿Por qué no callas en el sitio exacto
donde morir es la presencia justa
suspendida del árbol de vivirse?
¿Por qué estas rayas donde el cuerpo cesa
y no otro cuerpo y otro cuerpo y otro?
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo
de una recta sin fin y un punto encima?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...