viernes, 27 de noviembre de 2009

De Bertha C Ramos. Paisaje con dos mujeres.


En plena floración primaveral llegó una mañana Muerte en busca de Joven. Joven se miró al espejo y pasó luego sus ojos con cautela sobre el armazón de huesos.
--Aún no es hora, le dijo Joven, no debemos salir juntas. Si te vieran escoltando mi  fastuosa juventud causarías tantas burlas que podrías morir de pena eternamente.

Muerte se miró al espejo y transigió. Por más de sesenta años Joven pagó gimnasios, pagó masajes, pagó terapias, pagó recortes, pagó laxantes, pagó efedrina, pagó dietéticos y diuréticos. Un otoño volvió Muerte. Vieja se miró al espejo y transigió. Atravesaron la ciudad y caminaron cerro arriba sin encontrar a su paso quien al menos le dijera adiós a Vieja. Aún bajo la fosforescencia de aquel atardecer, hubiera sido imposible distinguir a una de otra.
CuentosdeBCRamos. De Ligeras Historias)




Hans Baldung Grien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...