jueves, 30 de septiembre de 2010

De Federico García Lorca. El silencio.

Oye, hijo mío, el silencio.
Es un silencio ondulado,
un silencio,
donde resbalan valles y ecos
y que inclina las frentes
hacia el suelo.

DE LO QUE HABLA

"Ha llegado para nosotros el tiempo de regresar a nosotros mismos, a nuestro hogar en Él."
Shigeto Oshida.
Fotografía: Mauricio Ramírez, Cartagena Colombia.

De Rafael Alberti. Un día.

Un día,
cuando después de cientos de miles de años,
si es que al hombre aún le exalta el pasado remoto,
se dirá al hallar tantos residuos de cerámicas,
ojos alucinados, búhos, caballos, toros,
senos palomas, arabescos raros:
Una vez en la tierra existió una edad maravillosa
a la que llamaremos picassiana.
Rafael Alberti.Lo que canté y dije de Picasso.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

De Harold Alvarado Tenorio. Donde posar el pie.

¿Dónde posar el pie,
Dónde el poema?
¿Por qué las llagas nos cubren
Y el escarnio te cerca a toda hora?
Sueño del hombre y su sombra
Ninguno sabe que uno es sombra de otro
Nadie sabe si duerme o está muerto.
Harold Alvarado. Buga, Colombia, 1945.

viernes, 24 de septiembre de 2010

DE LO QUE HABLA. Alexander Calder y yo.

No es verdad. El viaje no acaba nunca. Sólo los viajeros acaban. E incluso éstos pueden prolongarse en memoria, en recuerdo, en relatos. Cuando el viajero se sentó en la arena de la playa dijo:”No hay nada más que ver”, sabía que no era así. El fin de un viaje es sólo el inicio de otro. Hay que ver lo que no se ha visto, ver otra vez lo que ya se vio, ver en primavera lo que se había visto en verano, ver de día lo que se vio de noche, con el sol lo que antes se vio bajo la lluvia, ver la siembra verdeante, el fruto maduro, la piedra que ha cambiado de lugar, la sombra que aquí no estaba. Hay que volver a los pasos ya dados, para repetirlos y trazar caminos nuevos a su lado. Hay que comenzar de nuevo el viaje. Siempre. El viajero vuelve al camino.
José Saramago. Viaje a Portugal.
Alexander Calder, Museo Botero, Bogotá.

DE LO QUE VEMOS.

PURO MERENGUE COLOMBIANO

jueves, 23 de septiembre de 2010

DE LO QUE HABLA.

Fotografía
Apretados, inmóviles frente a la vieja Zeiss.
Algunos no entraban.
Hizo una seña para que se apretaran en los extremos. Entraron.
Quedaban fuera medio molino
y el perro del capitán que se movió.
Kostas Mavruvis.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

DE LO QUE HABLA.


De todas las aguas claras, la poesía es la que menos se demora en los
reflejos de los puentes.
René Char
Fotografía: Bogotá, Tarde de septiembre

Colombia.

Montañas en Boyacá

De Emily Dickinson. Podría estar más sola.

Podría estar más sola sin mi soledad,
tan habituada estoy a mi destino,
tal vez la otra paz,
podría interrumpir la oscuridad
y llenar el pequeño cuarto,
demasiado exiguo en su medida
para contener el sacramento de él,
no estoy habituada a la esperanza,
podría entrometerse en su dulce ostentación,
violar el lugar ordenado para el sufrimiento,
sería más fácil fallecer con la tierra a la vista,
que conquistar mi azul península,
perecer de deleite. 

sábado, 18 de septiembre de 2010

De Bertha C. Ramos. Nuevamente Distancia.

DISTANCIA
Para tu ausencia no hace falta una catástrofe
o que tu voz sea remedo de un trueno.
No hace falta que desaparezcas de las aspas de los ventiladores,
del acero inexcusable de cucharas y cuchillos,
del desagüe de los baños, del mechero.
Cada ausencia es nueva ausencia
que surge de las páginas de un libro, del color arrebatado de los cuadros,
de la línea soleada que traspasa la ventana
y certifica la insistencia de la vida.
Para tu ausencia sólo faltan tres bisagras, una puerta que se cierre.
Y el oscuro horizonte de unos ojos vacíos.
Fotografía: Juliana Palencia.

De Alejandra Pizarnik. Capítulos principales.

Llega la muerte con su manada de huesos
sonrío sumisa a una niña idiota
que implora en mi nombre
juntas (la muerte, la niña y yo)
no encontramos otro oficio que execrar
Al final todos se casan:
el mar y las olas,
la noche y lo oscuro,
el vaso y el vino,
el anillo y el dedo,
la muerte y el cadáver.

jueves, 16 de septiembre de 2010

De Fernando Pessoa. Excepto estas ranas.

Todas las cosas que hay en el mundo
tienen su historia,
excepto estas ranas que croan al fondo
de mi memoria.
Cualquier lugar de este mundo tiene
un donde estar,
salvo ese charco de donde me viene
este croar.
Álzase en mí una luna falsa
sobre un juncal,
y surge el charco, que la luz realza
menos y más.
¿Dónde, en que vida, cómo fui eso
que ahora recuerdo
por este croar de ranas en un estero
que no recuerdo?
Nada. Entre los juncos duerme un silencio.
Croan en el confín
de un alma antigua y enorme que tengo,
las ranas, sin mí.

sábado, 11 de septiembre de 2010

De Bertha C. Ramos. Caperuza roja.

Fui una vez una niña ya no tan niña, a quien mamá colocó sobre la cabeza una caperuza roja y ordenó llevarle unos pasteles a mi abuelita que se encontraba muy enferma. Me advirtió mamá tantas veces que tuviera cuidado con el monstruoso secuestrador que acechaba por los senderos del bosque, que tuve el impulso de conocerlo. Bordeé el cañón de la cordillera y lo esperé entonces en lo profundo del bosque, de espaldas sobre un tapete de musgo húmedo y viendo flotar las pelusas que soltaban los guayacanes. Llegó hacia la medianoche vestido de camuflado y no tenía cara de monstruo, pero sí de hambre. Me propuso que escogiera: o los pasteles o yo. Siempre pensando en mamá, respondí que los pasteles eran para mi abuelita que estaba enferma. Pero cuando logré llegar a casa de mi abuelita habían pasado cinco años y lamentablemente ella había muerto. 
cuentosdeBCRamos. De Relatos de terceros en primera.
Otto Mueller - Waldsee mit zwei Akten

De Bertha C. Ramos. Oficios varios.

Mi empleada de servicio doméstico pasa todo el día entre traperos, escobas y trapos de sacudir, y cuando llega a su casa cuenta aventuras de traperos, escobas y trapos de sacudir. Mi amiga, que es abogada, pasa todo el día entre condenas y condenados, y por las noches se acuesta a hablar de los pormenores de las condenas y condenados. Mi marido, que es ginecólogo, pasa el día entre vaginas y criaturas y cuando regresa a casa ya no quiere saber nada ni de vaginas ni de criaturas. Mi vecino, que es un gran veterinario, está veinticuatro horas cuidando a sus animales, es por eso que mi vecina se acuesta con un perrito. Mi hermana que es astronauta viaja al espacio y cuando se encuentra en tierra no pronuncia ni una sola palabra. Yo, que me paso todo el día preguntándome qué soy, de noche soy un fantasma que deambula alrededor de mi cama y me mira curiosamente porque no hago sino reírme mientras duermo. 
cuentosdeBCRamos. De Relatos de terceros en primera.
Oscar Kokoschka, Mujer de azul. 1915

martes, 7 de septiembre de 2010

De Ko Un.




 Bebé
Antes de tu nacimiento
antes que tu padre
antes que tu madre

tu balbuceo ya estaba ahí

Simplemente
Se dice que seguimos
                    el camino que cada uno ha tomado
   porque alguien nos dijo que lo tomemos
se dice que el agua que fluye simplemente
                                                              por el valle
                                                          está fluyendo
            porque alguien le dijo que lo hiciera

                Qué pobre es la sabiduría humana
Ko Un (Kunsan, Corea, 1933),  ha obtenido numerosos premios y nominado dos veces para el Premio Nobel.

lunes, 6 de septiembre de 2010

De Mario Benedetti. Luna congelada.

Con esta soledad
alevosa
tranquila
con esta soledad
de sagradas goteras
de lejanos aullidos
de monstruos de silencio
de recuerdos al firme
de luna congelada
de noche para otros
de ojos bien abiertos

con esta soledad
inservible
vacía

se puede algunas veces
entender
el amor.

viernes, 3 de septiembre de 2010

DE LO QUE HABLA.


"La sombra de mi alma
huye por un ocaso de alfabetos,
niebla de libros
y palabras."
Federico García Lorca, La sombra de mi alma.

De Czeslaw Milosz. La caída.

La muerte de un hombre es como la caída de una poderosa nación
Que tuvo valientes ejércitos, capitanes y profetas,
Y ricos puertos y barcos en todos los mares,
Pero ahora no socorrerá ninguna sitiada ciudad,
No entrará en ninguna alianza,
Porque sus ciudades están vacías, su población dispersa,
Su tierra que una vez proveyó de cosechas está saturada de cardos,
Su misión olvidada, su lengua perdida,
El dialecto de un pueblo puesto sobre inaccesibles montañas.



Poeta polaco nacido en Lituania (1911-2004)

De Max Jacob. La pordiosera de Nápoles.

Cuando vivía en Nápoles había en la puerta de mi palacio una pordiosera a quien arrojaba siempre unas monedas antes de subir a mi coche. Un día, sorprendido de no recibir nunca las gracias, miré a la pordiosera. Entonces, mientras la miraba, me di cuenta de que eso que yo había tomado por una pordiosera era sólo una caja de madera pintada de verde que contenía un poco de tierra roja y unos plátanos medio podridos.






Max Jacob, escritor poeta dramaturgo francés 1876-1944.
Max Jacob por A. Modigliani

EL CARIBE CUENTA 2010








“El caribe cuenta”. Barranquilla, del 29 de agosto al 4 de septiembre de 2010. Leyendas provenientes de África, en la voz de Bonifacio Ofogo, narrador de Camerún; relatos de España, con el cantautor y cuentero Sergio Danti; y cuentos diversos, resultado de la mezcla de culturas,: de Cuba, Mayra Navarro; de Venezuela, Mariela García, y de Colombia: Mauricio Grande y Primo Rojas (Bogotá), Reinaldo Ruiz (Sahagún), Marelvis Berrío (Corozal).

jueves, 2 de septiembre de 2010

Tanka de Ryôkan

Como el pequeño arroyuelo
que busca su camino
a través de las grietas cubiertas de musgo,
también yo, calladamente,
me torno claro y transparente
De Ryôkan,, tenido como el mejor representante del tanka premoderno, en Gotas de rocío sobre una hoja de loto.
Tomado de Los 7 poetas del Haikú, de Juan M. Cuartas.

De Shigeto Oshida. Los ámbitos de la palabra.

La palabra –loro
La palabra loro es en sí misma misteriosa y puede contener todo el misterio de la Palabra. Pero también se la puede tomar como el nivel más superficial de la palabra. Un loro repite mecánicamente las palabras que ha oído, sin modificarlas por la asimilación. De este modo nosotros podemos percibir de inmediato a quién pertenecen esas palabras y en qué circunstancias las repite. Ésta es realmente una palabra que flota, como lo hace el polvo, sin ninguna conexión con el pensamiento propio o las experiencias personales. Se la repite en forma automática. Esta palabra puede ser “democracia”, “libertad” o alguna palabra tomada de la sagrada escritura. Es una simple repetición, en la imaginación o en las sensaciones. Es algo así como la sombra de una palabra.
Resulta sorprendente, sin embargo, que podamos percibir incluso en este nivel, el misterio de la palabra.
De Takamori Sôan, enseñanzas de Shigeto Oshida.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

De René Char. Cuatro edades.

II
Estrangulé
a mi hermano
porque no quería dormir
con la ventana abierta.

Hermana mia
dijo antes de morir
pasé todas las noches
mirándote dormir
inclinado sobre tu resplandor en el vidrio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...