miércoles, 27 de abril de 2011

De Roberto Juarroz. Décima poesía vertical.

Una soledad adentro
y otra soledad afuera.
Hay momentos
en que ambas soledades
no pueden tocarse.
Queda entonces el hombre en el medio
como una puerta
inesperadamente cerrada.
Una soledad adentro.
Otra soledad afuera.
Y en la puerta retumban los llamados.
La mayor soledad
está en la puerta.
Picasso, Arte Erótico.

2 comentarios:

  1. Hermoso y tremendo el poema de Juarroz.
    Siempre he pensado que una puerta no es si no se abre. Si además, como en este caso gira sobre los goznes de la soledad, solo queda la posibilidad de un golpe de viento. De voz. De la voz del poeta.

    Me ha encantado también tu homenaje poético a G. Rojas, arquitecto de la palabra, de quien a veces bebo para permanecer en la poesía tan joven como él que lo será ya para siempre.

    Un abrazo, un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo, un golpe de viento que la abra...o que la cierre. Un abrazo de vuelta Manolotel. Hoy perdimos al gran Sábato.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...