miércoles, 13 de junio de 2012

De Margaret Atwood. Pequeños poemas para el solsticio de invierno.

7
Este poema es luctuoso
y tierno y está lleno
de quejas: ¿dónde estabas
cuando me hacías falta?

Quisiera hacer
un ramo de hermosas palabras limpias,
para entregártelo y marcharme,
misión cumplida. Pero no puedo
hacerlo. Éste es el día más corto
del año, encogido,
varicoso y gélido, sordomudo.
Esa de la esquina soy yo, con aguanieve
hasta el cuello, sin palabras. ¿Dónde estás?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...