lunes, 23 de enero de 2012

De Roberto Juarróz. Séptima poesía vertical. 7.

Cuando se ha puesto una vez el pie del otro lado
y se puede sin embargo volver,
ya nunca más se pisará como antes
y poco a poco se irá pisando de este lado el otro lado.

Es el aprendizaje
que después no se resigna
a que todo lo demás,
sobre todo el amor,
no haga lo mismo.

El otro lado es el mayor contagio.
Hasta los mismos ojos cambian de color
y adquieren el tono transparente de las fábulas.

De Gustavo Tatis Guerra. Paraíso.

¿Qué otro paraíso tengo
si no esta breve
temporada
en la tierra?
Tus manos me
recuerdan
que estoy vivo,
bendigo la flor
que me regalan
tus piernas.
¿Qué otro esplendor tengo?
Cada día me acuerdo
que también
la muerte es bella.

Gustavo Tatis Guerra en He venido a ver las nubes.

domingo, 22 de enero de 2012

DE T.S. Eliot.

¿Debo decirlo de nuevo? Para llegar allí,
llegar adonde estás, salir de donde no estás,
debes ir por un camino en que no hay éxtasis.
Para venir a lo que no sabes
has de ir por donde no sabes
para venir adonde no posees
has de ir por donde no posees.
Para venir a lo que no eres
has de ir por donde no eres.
Y lo que no sabes es lo único que sabes
y lo que tienes es lo que no tienes
y donde eres es donde no eres. 

Fragmento de East Coker.

DE LO QUE HABLA

CANCIÓN SIOUX

Vete a la guerra;
cuando hayas triunfado
me casaré contigo.

NO BASTA. Por Bertha C Ramos.




sábado, 21 de enero de 2012

De Paul Blackburn. INVITACIÓN QUE SE MANTIENE.

Tráeme una hoja
solamente una hoja solamente
una hoja de primavera, una
hoja de abril
solamente
               ven

Cielo azul
no importa
lluvia de primavera
no importa
levántate y
coge una hoja y
          ven
solamente ven

De James Agee. LÍRICAS.

No queda duda. Suficiente engaño.
Ya ahora sé que no me amas.
Ya ahora sabes que no te amo.
Ya ahora sabemos que no nos amamos.
No más duda. No más engaño.

Hay todavía sin embargo piedad entre nosotros
y los tiempos mejores son aún tan frescos como verdaderos.
El perro vuelve. Y tú a mí. Y yo a ti.
Y somos cobardemente tiernos del más cruel modo,
sintiendo el precipicio desmoronarse a nuestros pies
y sabiendo perdido el equilibrio, sonreímos, y nos quedamos
un poco más, moviendo nuestros brazos desesperadamente
      como molinos.

De Sara Teasdale. EL VUELO.

Somos dos águilas
volando juntas,
bajo los cielos,
sobre las cumbres,
alas al viento,
sol nos alienta,
nieve nos ciega,
tras de nosotros,
nubes deshechas.

Somos como águilas.
Pero en la muerte
—seres humildes—,
cuando uno parta
el otro siga.
Que cese el vuelo,
se apague el fuego,
se cierre el libro.

De Roberto Juarróz. Sexta poesía vertical. 1.

Todo salto vuelve a apoyarse.
pero en algún lugar es posible
un salto como un incendio,
un salto que consuma el espacio
donde debería terminar.
He llegado a mis inseguridades definitivas.
Aquí comienza el territorio
donde es posible quemar todos los finales
y crear el propio abismo,
para desaparecer hacia adentro.

De Carl Sandburg. Mag.

Juro por Dios, Mag, que ojalá nunca te hubiera visto.
Ojalá nunca dejaras tu trabajo para venirte conmigo.
Ojalá jamás hubiéramos pagado el permiso, ni comprado
          un vestido blanco,
para que te casaras el mismo día en que fuimos corriendo
          a ver al cura
y le dijimos que nos amaríamos y cuidaríamos uno al otro
por siempre jamás, siempre que el sol y la lluvia perdurasen
          en algún rincón.
Sí, ahora es mi deseo que vivieras en otra parte, bien lejos
          de aquí,
y que yo fuera un vagamundo montado en un mercancías,
          a dos mil kilómetros, totalmente en la ruina.
          Y ojalá nunca hubiéramos tenido niños
          ni el alquiler, el carbón, la ropa por pagar,
          ni el recadero de la tienda que viene a cobrar lo suyo,
          a cobrar en metálico por alubias y ciruelas.
          Ojalá nunca te hubiera visto, Mag
          Ojalá nunca hubiéramos tenido niños.

Versión de Miguel Martínez-Lage

De Gustavo Tatis Guerra. Emily cuida el jardín.

¿Quién soy yo para contar el bello secreto de la mariposa?
Emily Dickinson.
No puedo estar sola.
Me visitan huestes.
Pájaros que han perdido su casa.
Lluvias inmensamente solas
que vienen a refugiarse en mi cabello.
Ha perdido las hojas ese árbol
donde yo veía los ojos de un ángel.
Mi alma quiere apostar al cielo.
No seré fiel sino al misterio.

De Evangelio del viento.

jueves, 19 de enero de 2012

De Robert Frost. Fuego y Hielo.

Algunos dicen que el mundo acabará entre llamas,
Otros dicen que entre hielos.
De lo que yo he saboreado del deseo
Estoy de acuerdo con aquéllos que favorecen el fuego.
Pero si tuviera que perecer dos veces,
Creo que conozco bastante de odio
Como para saber que, para la destrucción,
El hielo también es poderoso
Y bastaría.

De Carl Sandburg. Felicidad.

Pedí a los profesores que enseñan el sentido de la vida
que me dijeran qué es la felicidad.
Fui a ver a los afamados ejecutivos que comandan el
trabajo de miles de hombres.
Todos menearon la cabeza y me sonrieron como si yo
tratase de engatusarlos.
Y un domingo por la tarde fui a pasear por la orilla del
río Desplaines.
Y vi a un grupo de húngaros bajo los árboles, con sus
mujeres y sus hijos, un barril de cerveza y un
acordeón. 

Versión de Miguel Martínez-Lage

miércoles, 18 de enero de 2012

De Jairo Aníbal Niño. La casa de oro.

 Es cierto que yo era uno de los animales más veloces de la tierra, dijo la tortuga. Y añadió: Es cierto que le gané en la carrera a la liebre y que vencí a Aquiles. Todo eso pasó cuando tenía el cuerpo desnudo. Sentía sobre mi piel el aire y el viento y era fuerte y veloz. Pero un día decidí que debía tener un palacio. Entonces construí, con los mejores materiales, una morada que fuera espléndida e indestructible. Elaboré lámina por lámina, como un orfebre, la concha. Y me metí en ella. Entraba y salía cuando me daba la gana y viví un período de gran placidez. Pero ocurrió que, poco a poco, la casa empezó a crear garras para sujetarme y una mañana, en que la lluvia me invitó a correr desnuda por el bosque, me di cuenta que no podía salir, que mi casa me había hecho prisionera para siempre.

Jairo Aníbal Niño, escritor colombiano. Segunda antología del cuento corto colombiano.

De María Koursi. Paisaje interior.

Las noches que se apagan las luces
dejo encendida la poesía.

Traducción de Guadalupe Flores.

domingo, 15 de enero de 2012

De Bertha C Ramos. Zapatero y Mujer Ajena.

Luna alta. El zapatero no es un viejo jorobado, analfabeta, de uñas sucias y aberrantes pensamientos. Es un joven musculoso, pelirrojo, presuntuoso, de mirada evanescente como voluta de humo. Algo sórdido y lacónico. Luna plena centelleando sobre oscuras callejuelas despobladas. El zapatero entra a la casa del alcalde. Se desnuda y se acurruca donde duermen el alcalde y su mujer. El alcalde se hace a un lado. La mujer está dormida. Los dedos del zapatero dibujan delgadas líneas sobre las nalgas apretadas de la mujer del alcalde. Tatuajes provocadores. El alcalde complacido ve las manos de ese hombre que elabora en piel de nutria mocasines afamados en los siete continentes. Luna baja. La mujer no es una joven refinada, esquelética, anoréxica, asexuada, de ademanes predecibles. Es una vieja campechana, inteligente, imprevisible, de suspiros eficaces como hachazos. Algo oceánica y acústica. La mujer está dichosa. El zapatero laborioso. El alcalde satisfecho. Ya casi despunta el sol y millones de personas saldrán de nuevo a la calle. Limpiecitas, acabadas de bañar. 

cuentosdeBCRamos. De Hombre Macho y Mujer Hembra con cierta dificultad para entenderse.
Obra erótica de Picasso.

Why You Should Ignore Everything You’ve Heard & Go to Colombia.

http://www.bootsnall.com/articles/10-02/why-you-should-ignore-everything-youve-heard-go-to-colombia.html
Taganga, Santa Marta.


DISTANCIAMIENTO. Por Bertha C Ramos.

http://www.elheraldo.co/opinion/columnistas/distanciamiento-53188

martes, 10 de enero de 2012

Fundación La Cueva
VI CARNAVAL DE LAS ARTES
La reflexión como espectáculo
Durante cinco días, del 8 al 12 de febrero, Barranquilla será escenario de la sexta versión del Carnaval de Artes, que para el 2012 reunirá a una selecta nómina de escritores, músicos, cineastas, actrices, compositores y humoristas a nivel internacional, nacional y local.
Para esta  edición, la Fundación La Cueva ha preparado varios homenajes de lujo. El primer será a Isaac Villanueva, compositor de El Ausente y una de las personas claves en el éxito de la carrera musical del desaparecido Joe Arroyo. Villanueva estará recordando a su gran amigo Álvaro José “Joe” Arroyo, a través de  anécdotas, canciones, experiencias, pero sobre todo guiará un conversatorio de recuerdos sobre uno de los grandes del folclor colombiano. También estaremos recordando a la novia de Barranquilla, Esthercita Forero con la participación de Milly Quezada y Nelson Henríquez, quienes nos contarán sobre su  amistad con la autora de “La Guacherna” y su gran relación con Barranquilla y el Carnaval.
Gracias al apoyo de importantes empresas y organizaciones, Barranquilla contará con la destacable presencia de los directores de cine: John Sayles (Estados Unidos), Emanuele Crialese (Italia), la actriz Rosita Fornés (Cuba); los músicos Joe Quijano (Puerto Rico), Guillermo Rubalcaba (Cuba), Los Arnedo (Colombia) y Javier Colina (España); los escritores Juan Villoro (México) y Laura Esquivel (México); el humorista Leo Bassi, (Italia), el caricaturista Miguel Rep (Argentina), el fotógrafo Vasco Szinetar (Venezuela), entre otros.

De Héctor Rojas Herazo. Menester.

Por lo tanto medito las huelgas,
me rasco los riñones,
devoro montones de basura con mi olfato.
Otro tanto las guerras, los heridos
que bailan dulcemente en los periódicos,
en sus islas de tinta,
los hombres que bostezan en los parques,
el niño sin nacer
que llora, perfumado, en mi pañuelo.
También los orinales en la tarde,
oliendo con la muerte de los vivos.
Todo esto es mi negocio, redondo y exclusivo,
lo que ocupa mis sueños y mis ojos.

sábado, 7 de enero de 2012

De Gianni Siccardi. Entra el sol.

Por la ventana entra el sol.
Por la ventana entran el sol
y los saludos.
Por la ventana entran el sol
las madrugadas
las caras conocidas
y entra la sed
y el viento de los árboles
la vida tumultuosa.

Pero si entrara ella
por la ventana
por la puerta
atravesando las paredes
la madrugada
los saludos
la sed, el viento
la vida tumultuosa.
Si entrara ella.

De Roberto Juarróz. Quinta Poesía vertical. 55

Un amor más allá del amor
por encima del rito del vínculo,
más allá del juego siniestro
de la soledad y la compañía.
Un amor que no necesite regreso,
pero tampoco partida.
Un amor no sometido
a los fogonazos de ir y de volver,
de estar despiertos o dormidos,
de llamar o callar.
Un amor para estar juntos
o para no estarlo,
pero también para todas las posiciones intermedias.
Un amor como abrir los ojos.
Y quizás también como cerrarlos.

martes, 3 de enero de 2012

De János Pilinszky. Salmo.

Quien después de días de hambre
piensa en el pan,
está pensando en el pan de verdad.

Quien al fondo de un cuarto de tormentos
echa de menos la ternura,
desea la ternura de verdad.

Quien, reclinado en una almohada,
no siente que está solo,
en verdad no está solo.

De Yves Bonnefoy. El hermoso verano.

 Muchas veces en el silencio de una hondonada
Oigo (o deseo oír, no lo sé)
La caída de un cuerpo entre las ramas. Larga y lenta
Es esta caída ciega; que ningún grito
Viene nunca a interrumpir o a acabar.

Pienso entonces en las procesiones de la luz
En el país sin nacer ni morir.
Traducción de Alejandra Pizarnik e Ivonne A. Bordelois.

De José Emilio Pacheco. La flecha.

    No importa que la flecha no alcance el blanco
Mejor así
No capturar ninguna presa
No hacerle daño a nadie
pues lo importante
es el vuelo    la trayectoria      el impulso
el tramo de aire recorrido en su ascenso
la oscuridad que desaloja al clavarse
vibrante
en la extensión de la nada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...