domingo, 30 de enero de 2011

De VLADIMÍR HOLAN. Cuando llueve en domingo y tú estás solo.

Cuando llueve en domingo y tú estás solo,
completamente solo,
abierto a todo, pero no llega ni el ladrón
y no llama a la puerta ni el borracho ni el enemigo;
cuando llueve en domingo mientras tú estás abandonado
y no comprendes cómo vivir sin cuerpo
y cómo no vivir puesto que tienes cuerpo;
cuando llueve en domingo y, solo, no eres más que tú,
¡no esperes ni hablar contigo mismo!
Entonces el ángel es el único que sabe
lo que hay encima de él,
entonces el diablo es el único que sabe
lo que hay debajo de él.

El libro sostenido, el poema al caer...

JOE. Por Bertha C Ramos.

http://www.elheraldo.co/columnistas/joe

sábado, 29 de enero de 2011

De Octavio Paz. Dónde sin quién.

No hay 
ni un alma entre los árboles.
Y yo
no sé adónde me he ido.

De Roberto Juarroz. Décima poesía vertical.

53
Vagamos en la inconsistencia,
pero hay ciertos abandonos en lo consistente,
ciertos repliegues de lo neutro a lo que no lo es,
ciertas caídas a la densidad
que dormita en las cosas,
en que nos arrebata el vértigo de no ser nada.
Es entonces cuando nace
la más perentoria sensación
que puede experimentar un hombre:
existe un hueco que hay que llenar.
Así suele cambiar a veces una vida
y convertirse en su propio revés.
Hasta que surge en el hombre
una sensación todavía más irreversible:
existe un hueco que hay que vaciar.

jueves, 27 de enero de 2011

De Jaroslav Seifert

Agita un pañuelo blanco
el que se despide.
Cada día acaba algo,
acaba algo muy hermoso.

La paloma mensajera bate el aire con las alas,
de vuelta a casa.
Con esperanza y sin esperanza
siempre volvemos a casa.

Sécate las lágrimas
y sonríe con los ojos llorosos,
cada día empieza algo,
empieza algo muy hermoso.

Versión de Clara Janés

miércoles, 26 de enero de 2011

De Bertha C. Ramos. Réquiem para hombre y mujer que tuvieron un encuentro perfecto.

Mujer era mujer de pasos cortos, y una heredada aversión por los almanaques y las fotografías de los documentos de identidad. Era mujer de bajas pasiones (literalmente) aunque por cobardía, lo disimulaba bien. Sus pequeños pies eran la medida de sus razonamientos. Por principios -o por alguna prehistórica conversación escuchada a media voz- sólo le interesaban los peregrinos y aunque no era definitivo, prefería que ellos fueran israelíes, escoceses o escandinavos. También le gustaba escuchar a Chopin mientras iba al inodoro. Parecía contradictorio, pero habiéndola tratado, era posible entender esta alianza entre la caca y los matices. Hombre era hombre solitario y de franca voluntad por invasiones y victorias. No era casualidad su desarraigo, era una predestinación y un camino sangriento. Ella lo había estado esperando a pesar de otros hombres y otros penes (a veces usaba palabras más sonoras, respaldadas por variables sonrisas). El encuentro fue perfecto. El mes, el día y la hora hicieron la coincidencia mientras cruzaban un puente. Perfecta la soledad que transpiraban en el sopor del verano. Perfecto el olor del río, y la luna, una pestaña. Perfecto el acoplamiento entre sus palabras y sus silencios. No hubo necesidad de galanteos ni reverencias ni de adulaciones o asombros. Hombre supo que conocía de antemano sus metas, sus intenciones y sus femeninas vértebras lumbares. También su modo de cosechar albaricoques. Mujer supo de sus ruinas, su lengua aterciopelada y su masculino miedo a los cañones. También de su juramento de profanar todo escudo. Habrían seguido de largo si no hubieran entendido, en ese instante, que un corazón es un símbolo primordial y amor la primera palabra gruesa que pronunció la especie. Por eso se detuvieron esa noche. Al alba se despidieron prestos, porque  hombre soñaba con demasiadas búsquedas y mujer con pocos encuentros.  
cuentosdeBCRamos. De Hombre Macho y Mujer Hembra con cierta dificultad para entenderse.
Kathe Kollwitz, El Beso.

martes, 25 de enero de 2011

De Roberto Juarroz. Novena poesía vertical.

24
Hay que vivir lo que no tenemos,
por ejemplo la desolada perfección de la palabra,
la sonrisa resistente de los muertos,
el mediodía neto de las medianoches,
los vericuetos desesperados de la espuma
o la rancia vejez de lo recién nacido.

Porque aunque tampoco tengamos
lo que tenemos,
lo que no tenemos
nos abre más la vida.

Desheredados del centro,
la única herencia que nos queda
está en lo descentrado.

DE FOTOGRAFÍAS Y TEXTOS


Detenerse ante el asombro
que se despliega en el gesto de la rosa
o en la maravillada tertulia
que entablan los colores y los pájaros
sobre la franja insegura del atardecer,
equivale a asombrarse del asombro.

Aparece entonces una nueva inocencia,
más esencial que la primera.
Sólo en ella germina
el asombro definitivo:
el reconocimiento a través de las máscaras. 

La salvación por el asombro.
Roberto Juarróz. Undécima poesía vertical.
Fotografía: Bertha C Ramos.

De Tanussi Cardoso. Vacío.

Todo es soledad. Silencio.
Todo es misterio. Miedo.
Aunque en ebullición
están naciendo las palabras .
Todo es angustia. Ausencia.
Todo.
También el poema.
Principalmente el poema.

De Antonio Gamoneda. Amor.

 Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.

Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.

sábado, 22 de enero de 2011

viernes, 21 de enero de 2011

De Ryszard Kapuscinski. Estoy lleno de dudas.

Estoy lleno de dudas
busco palabras
la imagen que veré en la imaginación
no quiere adoptar
formas nítidas
está lejos
velada
y a pesar de que fuerzo la vista
no se acerca
no cobra vida
es más
cuando la observo
durante mucho tiempo
se aparta
y desaparece para siempre.

Cigala y Bebo. Vete de mi.

De Tanussi Cardoso. El nombre en el espejo.

¿Qué nombre soy yo?
¿Qué rostro habito a diario?
¿A quién respondo cuando me pregunto?
¿Qué ojos me adentran?
¿Qué cuerpo es esta piel
y qué huesos este árbol
dulce y rabioso?
¿Quién me lee
antes de mí?

Cosa es cosa que no es
Eres mi nombre.

Diluvio seco
Un filtro
Un fantasma abandonado al aire
Susto
Miedo

¿Qué nombre soy yo, sino fragmentos?

miércoles, 19 de enero de 2011

martes, 18 de enero de 2011

De Pierre Reverdy. Sol.

   Alguien acaba de irse
En el cuarto
                  Queda un suspiro
Vida que deserta

   La calle
        Y la ventana abierta

Un rayo de sol
sobre el césped.
Versión de Octavio Paz.

sábado, 15 de enero de 2011

De José Emilio Pacheco. Contraelegía.

Mi único tema es lo que ya no está
Y mi obsesión se llama lo perdido
Mi punzante estribillo es nunca más
Y sin embargo amo este cambio perpetuo
este variar segundo tras segundo
porque sin él lo que llamamos vida
    sería de piedra.

martes, 11 de enero de 2011

De María Mercedes Carranza. Conversación con mi hija.

Muchas cosas pasarán sobre tu cuerpo
lluvia, deseos, labios, tiempo
gastarán tu piel y por dentro tu alma.
A menudo tendrás que saludar
a la fe, a la esperanza, a la caridad.
Son cuestiones inevitables,
usa la cortesía y santas pascuas.
Te acosarán a respuestas blanco sobre negro
y viva la civilización, te gritarán
y cuando entiendas por fin que el mundo
es redondo habrás perdido para siempre.

Sobre tus hombros la llevarás,
a la civilización te digo,
vestida de gringa, o de sueca o de japonesa:
esta dama lee a Platón,
se bendice las axilas con desodorantes,
toma coca-cola y no permite
que la saluden con el sombrero puesto.
Usa siempre la cortesía y
no se te olvide, hija
lavarte los dientes todas las mañanas
y apagar la luz antes de dormir.

Fotografía: Bertha C Ramos. "Camila y Preciosa".

lunes, 10 de enero de 2011

DE FOTOGRAFÍAS Y TEXTOS

"Cualquiera sabe que no se resuelve el problema de un mendigo (de un mendigo auténtico) con un peso o un pedazo de pan: solamente se resuelve el problema psicológico del señor que compra así, por casi nada, su tranquilidad espiritual y su título de generoso. Júzguese hasta qué punto esa gente es mezquina cuando no se decide a gastar más de un peso por día para asegurar su tranquilidad espiritual y la idea reconfortante y vanidosa de su bondad. ¡Cuánta más pureza de espíritu y cuánto más valor se requiere para sobrellevar la existencia de la miseria humana sin esta hipócrita (y usuaria) operación!
Ernesto Sábato, El Túnel.
Fotografía Mauricio Ramírez, Mysore, india.

De Mario Benedetti. Mi pozo.

La soledad es una paz oscura
una suerte de luto sin orgullo
una tranquila sumisión
un pozo
la soledad es uno mismo
sin compasión y con vergüenza
pero también es una dulce
lengua
para hablar con los monstruos
de la noche
y quedarse como siempre
perplejo.
A veces
cuando el amor se ajena
o los amigos van quedando inmóviles
o el tacto y la conciencia recomponen
las averías de lo inefable
suelo ponerme mi soledad
y nadie
reconoce ese luto sin orgullo
ese decir lo mismo hasta el cansancio
esa tranquila sumisión
mi pozo.

DE LO QUE HABLA

CARNAVAL DE BARRANQUILLA Marzo 5-8 2011
Fotografía:Juliana Palencia

sábado, 8 de enero de 2011

DE LO QUE HABLA

De Giovanni Quessep. La alondra y los alacranes.

Acuérdate muchacha
Que estás en un lugar de Suramérica
No estamos en Verona
No sentirás el canto de la alondra
Los inventos de Shakespeare
No son para Mauricio Babilonia
Cumple tu historia suramericana
Espérame desnuda
Entre los alacranes
Y olvídate y no olvides
Que el tiempo colecciona mariposas.

Haiku. De Shirô.

Amanecer.
La tormenta en la nieve
se ha sepultado.
                           Shirô

miércoles, 5 de enero de 2011

De Harold Alvarado Tenorio. Esta mañana.

Esta mañana, con el sol del verano,
Una pluma ha llegado
Hasta el libro que leía.
¿Qué significa esta pluma?
¿Este temporal de suavidad?
¿Este pensar en el futuro?
¿Estas dos ciudades, estos dos espacios?

martes, 4 de enero de 2011

De Ryszard Kapuscinski. Descubrimiento.

Tu corazón es destrozado por el dolor:
empiezas a sentir el corazón

tus ojos de repente dejan de ver:
empiezas a sentir los ojos

tu memoria se hunde en la oscuridad:
empiezas a sentir la memoria

te descubres a ti mismo
negándote a ti mismo
existes
negando la existencia

domingo, 2 de enero de 2011

De Louise Glück. Confesión.

Decir que nada temo
sería faltar a la verdad.
La enfermedad, la humillación,
me atemorizan.
Tengo sueños, como cualquiera.
Pero aprendí a ocultarlos
para protegerme
de la plenitud: la felicidad
atrae a las Furias.
Son hermanas, salvajes,
que no tienen sentimientos,
sólo envidia.

Comienzo. Por Bertha C Ramos.

COMIENZO
Por Bertha C Ramos.
Hay unos versos de la música vallenata que cada vez que los oigo me gustan más. Aquellos que dicen “Quiero morirme como mueren los inviernos/ bajo el silencio de una noche veraniega./ Quiero morirme como se muere mi pueblo/ serenamente sin quejarme de esta pena./ Quiero el sepulcro de una noche sin luceros/ luego resucitar para una luna parrandera.”
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...