lunes, 25 de octubre de 2010

El negador de milagros.

Chu Fu Tze, negador de milagros, había muerto; lo velaba su yerno. Al amanecer, el ataúd se elevó y quedó suspendido en el aire, a dos cuartas del suelo. El piadoso yerno se horrorizó. "Oh venerado suegro" suplicó "no destruyas mi fe de que son imposibles los milagros". El ataúd, entonces, descendió lentamente, y el yerno recuperó la fe.
Citado por Giles en Confucianism and its Rivals, Lecture VIII, 1915.
Antología de la Literatura Fantástica. Borges, Ocampo, Bioy.

2 comentarios:

  1. Tozudo e incredulo ese yerno ¿noo?

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. otro negador de milagros. Parece un ciudadano colombiano Bastante incrédulo. Saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...